jueves, 6 de abril de 2017

Mil peregrinos, mil motivos

En el Evangelio de San Juan, (20: 18) Jesús dice a Pedro: “Cuando eras joven, tú te ceñías e ibas a donde querías; cuando envejezcas, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras”.


BUEN CAMINO...

No tengo duda de que se trata de un programa vital, resumido, de cualquier persona, pues frente a la libertad que representa la juventud, “te ceñías e ibas a donde querías”, Jesús contrapone la rigidez de la vida adulta, “otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras”. Indudablemente, es una interpretación mía del texto y hay muchas más, posiblemente más ortodoxas.


HA VALIDO LA PENA

Esa libertad de decidir por parte de los jóvenes se mantiene dos mil años después de haber sido escrito ese Evangelio. Lo veo en mí mismo, cuando comparo las vacaciones que programaba en mis tiempos de estudiante, que para cumplirlas habría necesitado veranos de medio año de duración, con lo que preveo hacer ahora durante el mes de agosto. Ya he hablado de eso


Para viajar conviene estar sano. He visto que muchos aficionados a trotar por esos mundos, han perdido su empeño cuando les han puesto regímenes alimenticios concretos. El quitarles un tipo de comida ya es un motivo para no viajar (“vete a saber con qué aceite cocinan…”). 

TAMBIÉN HA VALIDO LA PENA
Todas estas consideraciones las tengo presentes cuando veo a los peregrinos que pueblan el Camino, que cada vez encuentro mas jóvenes conforme pasan los años. (Realmente, siempre tienen la misma edad, soy yo quien va sumando). 

Junto a caminantes mayores, hay una mayor proporción de jóvenes que van haciendo su Camino y sólo coinciden en los albergues. Cada uno tiene sus ritmos propios de caminar, sus modos de comer y descansar. Eso no quita que entre los grupos haya solidaridad no programada y un buen tener cuidado unos de otros. Recuerdo, hace años, que mis sobrinos pasaban por Palas de Rei y fuimos a verles desde Lugo. Aquel día hubo una tormenta tremenda en el Norte Peninsular (fue el día del desastre en el camping de Biescas). En el albergue, unas personas mayores comentaban que “los chicos de Sevilla también habían llegado…” Mis familiares no habían notado que había quienes se preocupaban por ellos, pero el Camino es así.

HAY QUIEN VIENE EN SOLEDAD

A veces, siempre lo digo, cuando veo grupos heterogéneos de peregrinos. me pregunto que cuáles habrán sido sus respectivos motivos para caminar. Cada uno tiene el suyo propio, válido para quien camina por su impulso. Los jóvenes a su aire, los mayores de modo más reposado, pero todos con su particular motivo que, al llegar a Compostela, demostrará haber sido válido. Y cuánto respeto me inspiran quienes, después de un duro Camino, no saben decir qué les motivó a caminar, como quienes llegaron a Santiago hace días, cuando teníamos vientos de mas de 150 km/h y lluvias que superaban los 100 l/m2 pero que, en vez de cobijarse donde fuese, siguieron caminando porque había que llegar. 

SIEMPRE ACOGEDORA
Todos quieren ver al Apóstol en el Pórtico de la Gloria, no sé lo que sentirán. Tampoco se lo he preguntado a ninguno, pues eso entra en el terreno de lo personal e inefable. 

Pero sí, el Camino, el de ir a pie y mortificado, se ciñe al perfil del joven que va donde quiere. El caminante mayor, en más de una ocasión puede que más de una vez haya tenido la tentación de abandonar ("quién me habrá mandado venir"... "esto no es para mí"...). Si llega a Compostela es porque venció la tentación de abandonar y también abrigará sentimientos especiales al contemplar la fachada del Obradoiro o adentrarse por las naves de la catedral compostelana.

EL FINAL YA SE VE
Sentimientos diferentes para una misma sensación sensación en todos. Ha valido la pena. 

Para cada uno de los que llegan, se ha cumplido el saludo de “Buen Camino…