viernes, 6 de septiembre de 2013

PIEDRAS RECICLADAS

En este artículo, entiendo por piedras recicladas a aquellas que, habiendo sido utilizadas en anteriores estructuras, vuelven a serlo, teniendo en cuenta más o menos su antigua función y ubicación.
El origen de las piedras recicladas suele ser un cataclismo político, religioso o cultural. En cualquier caso, los elementos ornamentales y estructurales anteriores ya no significan nada y, por tanto, pueden ser reutilizados como plazca a quien sea su nuevo propietario.

En algunas ocasiones, las piedras reutilizadas tienen su origen en obras de
IGLESIA DE FERREIRA DE PALLARES. PORCHE
mejora, como las columnas que sostienen el porche de la iglesia de Ferreira de Pallares, cada una de su forma tanto en su basa, en su fuste y en su capitel, indicando diferentes situaciones y utilizaciones anteriores.
En Santiago, a veces con ocasión de obras de acondicionamiento de edificios situados en la zona monumental, no es raro que aparezcan piezas de gran valor, como algunas procedentes del coro pétreo del Maestro Mateo. Esas piezas están hoy en el museo de la catedral compostelana.
En otras ocasiones, un estilo arquitectónico nuevo deshizo lo antiguo, vaya uno a saber la causa, y los componentes de antiguas estructuras son
CIMENTACION DE S. MARTIN PINARIO
dedicados a construir las nuevas sin mayores contemplaciones estéticas. Es el caso de los cimientos vistos del Monasterio de S. Martín Pinario en Compostela, donde vemos componentes de arcos góticos cimentando el edificio barroco. No faltará quien recurra a la sencilla metáfora de que lo antiguo sostiene a lo nuevo, pero yo prefiero la convivencia de estilos sin que haya que destruir para volver a crear.
Uno de los hechos que más piedras talladas pusieron en el mercadeo del reciclaje fue la desamortización de Mendizábal, en pleno siglo XIX.
Muchas casas y edificios públicos de Melide y Arzúa tienen su origen en la compra de elementos procedentes del Monasterio de Sobrado dos Monxes, así como la fuente que hay en Melide, en el cruce de carreteras en la plaza principal. 
Creo que la columna del cruceiro de Leboreiro también tiene su 
CRUCEIRO DE LEBOREIRO
origen en Sobrado dos Monxes, pues en una localidad tan pobre, resulta llamativa una columna lujosamente estriada. Además, en la aldea le debieron conceder gran valor, pues está partida y remendada  con una grapa.
En Oseira también hubo expolio con posterior reciclaje de piedras. Entre otros vestigios, hoy es posible ver el escudo del Monasterio, con fecha de ejecución de 1677, en el dintel de la puerta de un bar que, por eso mismo, se llama “El escudo”. Este bar está junto al mismo Monasterio.
Lo más llamativo de reciclaje de Oseira son las fuentes monumentales que adornan algunas calles de Ourense, procedentes de los claustros monacales.
ESCUDO DE OSEIRA EN LA
PUERTA DE UN BAR
En Compostela, uno de los más castigados fue el Monasterio de San Pedro. De él no ha quedado más que su nombre en una calle, una iglesia parroquial, el empedrado de muchas calles y plazas y alguna piedra que otra en fachadas próximas al lugar de emplazamiento del monasterio. Luego, tal vez con obras de remodelación, han ido aflorando componente artísticos que hasta entonces estuvieron ocultos en las paredes de las casas, como en las historias medievales de emparedados en vida. Esos elementos han quedado a la vista para recreo de propios y extraños que los sepamos encontrar y comentar entre los amigos, como hago ahora. Opino que corresponden a dos lápidas sepulcrales, una tal vez de un obispo o un abad y la otra de una mujer.

RÚA DAS RODAS, 27 - COMPOSTELA

RÚA DE SAN PEDRO, 101 - COMPOSTELA 

Este tema, el de las piedras recicladas, siempre está aportando nuevos datos.