viernes, 13 de septiembre de 2013

POR EL CAMINO DE SANTIAGO: (XXIV) LEYENDAS 1

DESPUÉS, TODO SE SABE


EL BOSQUE
Entre Sarria y Paradela, pasado ya Barbadelo, existe un tupido bosque de castaños centenarios, que los lugareños aconsejan no atravesar a partir del atardecer. El castañal, vaya uno a saber la causa, es visto con recelo, de modo que si es preciso adentrarse en él, todos quieren salir pronto de su cobijo. Eso, entre los naturales de la zona, pues los peregrinos no saben nada y sólo ven la umbría acogedora del lugar y se adentran en él como en una romería inesperada dentro de su fatigoso caminar. Tal vez piensan haber llegado a un nuevo remanso de ese largo río que es el Camino, que nos transporta y nos deposita en algún lugar de sus orillas, pero sintiéndonos siempre en casa.

Aunque se sabe de muchos casos ocurridos allí y comentados en voz baja, pues “luego, todo se sabe”, yo sólo conozco uno con certeza y lo voy a relatar ahora, sin temor a lo que pueda ocurrir. El protagonista es un joven alemán, de nombre Ludwig, que hizo el Camino en verano de 2012. Lo hizo en solitario, si bien se veía por las noches con amigos en albergues concretados cada mañana. El día era para sus soledades y sus reflexiones, pues por lo visto debía arreglar muchas cosas propias de su vida.
Al entrar en Galicia no se sintió solo, más bien notó como una compañía
AQUEL ATARDECER
inefable, pero que sentía a su lado sin lugar a dudas. Desde entonces, los días, las caminatas o los descansos ya no volvieron a ser en soledad. De un modo inexplicable, Ludwig se sentía acompañado sin que eso le causase mayor zozobra. Más bien era una compañía agradable la que sentía.
Adentrándose en Galicia, Ludwig llegó a Sarria, visitó Barbadelo y, Camino adelante, se enfiló hacia Paradela al caer la tarde. En aquella ocasión el atardecer era especialmente hermoso después de un soleado día otoñal. Al poco comenzó a subir la niebla y hubo un momento en que se hizo dificultoso avanzar por el Camino. Nuestro peregrino lamentó no haber quedado a pernoctar en el priorato de Barbadelo, pero ya no era oportuno emprender la marcha atrás.
ERMITA DE RUDESINDUS
En esto, comenzó a escuchar el sonido de una campana que, cual faro sonoro, le guió hasta una ermita perdida, de la que no tenía datos en ninguno de sus libros. Al llegar, un fraile joven le atendió cordialmente casi como si le estuviese aguardando. Dijo llamarse Rudesindus y charlaron hasta bien entrada la madrugada. Entre ellos pronto nació una estrecha sintonía que hizo que las confidencias fluyesen tranquilamente de uno a otro. Los consejos más íntimos y los recuerdos mas guardados, todo apareció en aquella tranquila noche de niebla. Los problemas del peregrino pronto quedaron al descubierto y, si bien ninguno de ellos fue resuelto, Rudesindus la ayudó a verlos desde otra perspectiva más real y a la medida de sus posibilidades personales. 
También Ludwig comentó la sensación de compañía que sentía desde tiempo atrás, pero a eso Rudesindus sólo sonrió y guardó silencio. Casi al amanecer salieron a dar un paseo por el monte. La niebla ya se había disipado y en el cielo las estrellas auguraban el pronto amanecer de un hermoso día. Durmieron junto a una acogedora chimenea que lanzaba una luz ya mortecina y un calor como de hogar.
Al despertarse, Ludwig lo hizo sobre un lecho de musgo. De la ermita, de Rudesindus y de la chimenea no quedaba nada, absolutamente nada. También había desaparecido aquella sensación de compañía que tenía desde hacía bastantes días. Sólo le rodeaba el silencio, ese profundo silencio del bosque gallego en otoño, que inundaba todo el entorno.
RUDESINDUS EN VILAR DE DONAS
Ludwig retornó al Camino y, si bien preguntó y preguntó, nadie quiso explicarle nada de lo que decía haber vivido, si bien todos sonreían con cierto aire socarrón al escucharle. Fue en la iglesia de Vilar de Donas donde tuvo un profundo sobresalto, pues en una lápida sepulcral de la iglesia, estaba tallada perfectamente la imagen de Rudesindus, un monje guerrero del siglo XIV, cuya función principal era la de defender y orientar a los peregrinos.
Cuando relató su experiencia a los responsables del templo, éstos no quisieron decirle nada al respecto, pues como ellos mismos dijeron a modo de disculpa, “después, todo se sabe”.