lunes, 6 de julio de 2015

Caminos Patrimonio

Ayer, casi sin recordar que se había pedido, me encuentro con la agradable sorpresa de que dos Caminos a Compostela, el Norte y el Primitivo, han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los Caminos  y sus contenidos, claro. Con ellos han adquirido la categoría de Patrimonio todos cuantos monumentos jalonan estas sendas centenarias, sean grandes, asombrosos, espectaculares, o sean humildes enclaves que encontramos en el recodo de cualquier vereda. Todos esos lugares han presenciado el centenario pasar de peregrinos, con ellos llegaron, y marcharon, influencias de todo tipo y por allí circuló esa savia cultural que configuró lo que hoy conocemos como Europa. 

Camino de religiosidad, sí. pero también camino de vertebración de leyes, de idiomas, de maneras de ser. Muchos dicen que por ellos entraron en nuestra tierra abundantes ideas procedentes de lo que hoy conocemos como Europa. Cierto, pero también por ese camino se fueron a otras tierras ideas nuestras que sirvieron para enriquecer a los de más allá. Ideas de todo tipo que vinieron y fueron por unas sendas, los Caminos, y de la mano de unos caminantes que, en general, conocemos como Peregrinos. 
PORTAL DE SOUTOMERILLE
DESGASTADO POR LA CADENA
Compostela como meta de diversas motivaciones, pero siempre meta. Un amigo mío, decía que si entre sabios medievalistas, se pidiese una lista de las diez ciudades que, según el criterio de cada uno de ellos, habían ayudado a configurar la actual idea de Europa (o su concepto), en todas las listas aparecería Compostela. Otras ciudades estarían o no estarían, según cada cual. Compostela, siempre. 
A partir de hoy, son más los Caminos reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por méritos propios. Tal vez un poco dejados por efecto de la popularidad del Camino Francés, pero, gracias a eso mismo, conservando toda su autenticidad, que será preciso conservar como uno de sus más genuinos valores. 
ABSIDE DE SOUTOMERILLE
RURAL Y PRERROMÁNICO
Son trayectos hermosos que cruzan parajes igualmente bellos. Bosques de caducifolios con bonitos otoños, ríos pequeños con sus riquezas piscicolas, paisajes inigualables y lugares impensables. Todos eso, y más, es lo que encuentran los peregrinos que se acercan por el Camino Norte o por el Primitivo. El Norte bordea la costa cantábrica y el Primitivo parte de Oviedo y, se dice, es el que transitó el rey Alfonso II el Casto cuando fue a Compostela a reconocer los restos del Apostol Santiago, recién encontrados. Hablamos del año 813. Por eso se dice que este rey fue el primer peregrino. 
Alfonso II patrocinó la construcción de la primera iglesia para venerar las reliquias jacobeas, pero también mandó edificar la catedral de Oviedo, llamada a ser la capital de su naciente reino. Esta catedral, dedicada al Salvador,  se enriqueció con múltiples reliquias promocionando su visita entre los peregrinos compostelanos con un dicho que ha llegado hasta hoy: "Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al Criado y deja al Señor". Las reliquias eran un tema muy serio en aquella época, siendo incluso objeto de un mercadeo inconfesable.
EL SOL, LA LUNA Y LAS ESTELLAS
Ahora, esos caminos son Patrimonio de la Humanidad. Me alegra mucho. Sus jalones también tendrán esa consideración: las catedrales de Mondoñedo y Lugo, el Monasterio de Sobrado de los Monjes, y pequeñas ermitas, como Soutomerille, llenas de arte e historia, situadas en enclaves que podrían parecer mágicos. Soutomerille tiene el tímpano frontal desgastado por la cadena de la campana y una celosía prerrománica en su ábside. 
Hay una capilla que no se ubicar, entre Friol y San Romao, que
CAMINO DE FRIOL
tiene un minúsculo tímpano en el que están representados "el sol, la luna y las estrellas". Como en muchas otras ocasiones, siempre me he parado a pensar qué significado tendría esto para el cantero que la esculpió, pero allí lo plasmó para quienes viniesen detrás.
Somos nosotros quienes hemos venido detrás. Sabemos, quiero creer que sabemos, cómo conservarlo y poner en valor este Patrimonio que nos ha caído del cielo.