sábado, 11 de julio de 2015

Más relojes en el Museo

12 x 8,6 cm
Paseando por el claustro del Museo Provincial de Lugo, nunca me canso de contemplar su hermosa colección de relojes de sol, muchos de ellos curiosos. Todos dispuestos para evocar mil historias a su alrededor.

Hay uno, chiquito, de pizarra, en cuya foto incluyo sus dimensiones para que se vean lo minúsculas que son. ¿Reloj de juguete? Tal vez, desde luego, un capricho para estar cerca de él, pues en lo alto de una pared sería casi invisible. Reloj bonito, casi entrañable, que me obliga siempre a imaginar por quién o quiénes fue utilizado.

Me gusta mucho un elegante reloj de mármol, también pequeño, del siglo XVIII. Para hacerlo, fue preciso traer la piedra de fuera ya con un destino marcado. La talla es bonita. Ya digo, lo encuentro elegante en su comedimiento.

RELOJ DE MÁRMOL QUE COMENTO
28,5  x  23,2 cm
Puestos a elegancia, hay uno de fantasía, con figuras hermosas, hecho en granito, que me gusta mucho por su armonía de composición y proporción en sus formas. Lo encuentro altamente logrado. Señorial, aunque tal vez incomprendido en algunos ámbitos descriptivos.

Vuelvo a lo que dije en otra entrada, ¿para quiénes marcarían las horas? ¿a quiénes señalarían los tiempos? Los tiempos suyos, los del sol al irse moviendo por el cielo, pues los tiempos de cada cual, van a su tiempo. De eso sabemos todos, qué fugaces son los tiempos felices y qué lentos los de tristeza. Qué lentos los de esperar un hecho concreto, feliz o aciago, y qué rápido después que ese mismo hecho ha ocurrido y va quedando atrás. Los tiempos y sus velocidades de paso.

¿Que qué miden, pues, los relojes? Los tiempos de referencia, los objetivos, los carentes de significado en nuestras vidas pero que la van pautando de modo anodino. En cuanto esos mismos tiempos entran en nosotros, su transcurso pasa a medir algo nuestro y, por tanto, lleno de significado para cada uno. (Siempre el mes de agosto, significando vacación, con 31 días, me pareció corto, mientras que encontré largo a febrero, obscuro con frío, lluvioso, y con 28 días).
GRANITO
76,5  X  44,5  X  31,5 cm.

Los tiempos de cada uno. Los míos, los tuyos y los suyos. Intentando a veces sincronizarlos para vivirlos, disfrutarlos y sacarles un significado conjunto. Pero, siempre a su lado, ese pequeño reducto de intimidad, de cada uno, a donde solo podemos entrar sin compartirlo con nadie, pues es donde vivimos de modo más sincero con nosotros mismos. En esos lugares tampoco el reloj significa mucho, pues una noche en vela es como un instante y un instante puede parecer una eternidad.

Recuerdo al monje aquel de la leyenda (nunca era una monja) que, saliendo a dar un paseo por los alrededores monacales quedó prendado del canto de un pájaro. Dicen que se sentó un rato para recrearse en tan sencillo placer, de modo que al regresar al convento lo encontró destartalado. No conoció a ninguno de sus moradores y, después de mucho charlar, se llegó a la conclusión de que era un monje de quien se tenía noticia de haberse perdido un siglo antes. ¡Había estado cien años escuchando los trinos!

ASÍ ENCONTRÓ EL MONJE MELÓMANO
SU MONASTERIO
Los pájaros de entonces cantaban más de cien años seguidos sin cansarse, justo cuando el reloj era un objeto de lujo y nadie sabía de calendarios. En Galicia, hoy son varios los monasterios que se pelean por ser la sede de la leyenda y como sé que es una farsa, quiero creer que los monasterios no se pelean por ser sede de farsa alguna.

Porque si lo queremos ver de otro modo, tal vez de forma arriesgada y atrevida, podemos decir que este monje se sintió tan embelesado, que se salió de esa común e inexorable coordenada, que es el tiempo, para irse a otra dimensión. Cuando regresó a la nuestra, pensando haber vivido un instante, se encontró que el tiempo había seguido su camino, no le había esperado. Ya Einstein habló del paso diferencial del tiempo y sus dimensiones variables. Hay muchos dispuestos a meter a Einstein en todo, como a Darwin.

En otro plan, es una experiencia muy común en todos nosotros. Después de vivir momentos muy intensos, de esos que nos parece que la vida se haya detenido (y así es para cada uno), nos parece raro que para los demás la vida siga como tal cosa. Una versión más de esa soledad propia de los seres humanos, de los que formamos parte.

Relojes, relojes en el Museo Provincial de Lugo…